Descargar UN CIEGO INVISIBLE

Teodoro asomó la cabeza en el cielo como un
buzo que sale a la superficie. En seguida
descubrió la primer novedad: allá arriba no
hacía falta respirar. “¡Bien! Una cosa
menos…”, pensó.

es_ARSpanish
en_GBEnglish es_ARSpanish