Juan el Bueno

Juan el Bueno

juan el bueno

Juan el Bueno no caminaba, se deslizaba.

— Hola, soy Juan el Bueno, ¿necesitas algo?

— Sí !

— Gracias !!

No había apuro para cometer milagros, por eso Juan no realizaba ninguno. Y nadie se quejaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ARSpanish
en_GBEnglish es_ARSpanish